Historia

Las cosas más bonitas de la vida a veces ocurren de la forma más simple;


Esta comenzó con una llamada de teléfono. Nuria (NastiDePlastic) planteó que hiciéramos algo grande con motivo del día de los océanos, por ejemplo, una limpieza de fondos marinos. Yo le respondí que me parecía una idea genial, aunque no tenía ni idea de cómo organizar una limpieza de fondos marinos. Se me ocurrió que tal vez le podíamos comentar a alguien más para que nos echara una mano, y Nuria habló de un contacto, y yo pensé que se lo podíamos decir a Nazareth (Enmienda limpia tu mierda) por si se animaban a hacer algo desde Madrid, y ella dijo que le iba a comentar a Esther (Movimiento 83) de Barcelona. Así que ahí comenzamos a echar de memoria, de antiguos contactos y de nuevos contactos que habíamos conocido a través de las redes sociales. Ese mismo día comenzamos a escribir a todas aquellas personas y grupos que sentíamos que tenían el mismo deseo que nosotras: un planeta libre de plástico, un planeta más sostenible, en definitiva, un planeta mejor.

En unas semanas habíamos hablado con muchísima gente. No teníamos un gran plan sobre papel, pero sí ilusión, ganas y mucha motivación por querer hacer algo que tuviese el impacto suficiente para que la gente dijese: “Ha llegado el momento de frenar el consumo y la producción de plástico”. Y lo bonito de esta historia es que casi todo el mundo nos respondió que se sumaba a la acción del 12 de junio y que no solo se limpiarían fondos marinos, sino que también playas, ríos, pantanos, … mostrando así la conexión que hay entre todos ellos.

Yo me sentía emocionadísima porque grupos como Coge3, BioAgradables, GoazenUp, Plastic Attack,… con una gran trayectoria en la lucha contra el plástico se estaban sumando a esta locura. Y no solo eso, porque grupos más nuevos como Eucrante, Spirit21, Enmieda Limpia tu Mierda, Limpia Cáceres y muchos más también decidieron sumarse al carro.

Y esta suma de sinergias está dando muchos más frutos que lo que pueda llegar a verse el día 12 de junio, porque todos los implicados estamos trabajando muy duro, cada cual en su zona, con acciones de lucha contra el plástico. Esto no se trata de postureo, ni de aparentar, ni de sumarse a algo que suena bonito sin más, esto se trata de dar continuidad y unión al trabajo y esfuerzo voluntario de mucha gente desde hace años. La clave del cambio está en la unión, en sumar fuerzas para poder llegar más lejos y tener un impacto mayor.

Gracias a las aportaciones de este enriquecedor grupo le pusimos a esta acción el nombre de “La cara invisible del planeta” y decidimos que este año 2021 pondríamos el foco en que queremos que en los supermercados y otras superficies de venta de alimentos podamos comprar de todo sin que esté envuelto en plástico (desde la fruta, las verduras, a las legumbres, la carne, el pescado… todo, absolutamente todo), queremos comprar sin generar residuos no orgánicos.


La mayoría de las personas que formamos parte de “La cara invisible del planeta” hemos cambiado nuestra forma de consumir y comprar, y sabemos que es posible hacerlo sin llevarnos a casa plástico, pero hemos tenido que buscar muchas alternativas y no siempre ha sido sencillo. Por eso queremos que tú, nosotras y todo el mundo tenga la posibilidad de hacerlo con facilidad.

¿Te sumas a este movimiento que no ha hecho más que comenzar?

¿Te atreves a ver la cara invisible del planeta y a formar parte del cambio?